VOLVER
? Impulsado por Volkswagen
El mundo del futuro empieza hoy. Volkswagen, en su firme apuesta por la innovación, te invita a descubrir las propuestas que nos cambiarán la vida.
Arte en movimiento
Arte
Aurora Yáñez
@yzauro Aurora Yáñez

Arte en movimiento

  • Arte
  • Arte digital

La innovación en el arte es un tema que nunca ha estado exento de polémica. Hay muchos que critican que la creatividad se emplee como excusa para llamar “arte” a cualquier cosa. Y aunque no todos los cambios son siempre a mejor, lo cierto es que la creación artística se alimenta de la originalidad.

La creatividad en el arte no tiene límites. Tampoco lo tiene el concepto de “arte” que parece que, desde hace un tiempo, se emplea para designar cualquier cosa que implique cierta innovación. Los más puristas luchan contra ese arte “democratizado”, según ellos un arte mal entendido. Incluso hay quienes que defienden que el arte contemporáneo debería ser un tipo de arte “de segunda categoría” o directamente no debería ser considerado como arte. Sin entrar en esta polémica sobre la que ya hay mucho escrito, cada vez surgen más formatos, materiales, técnicas e incluso formas de interactuar con el espectador que dan lugar a obras de arte (o no) de lo más novedosas.

Por ejemplo, el “Coffee Painting”, es un tipo de arte bautizado como “Arfé” por el artista puertorriqueño Francisco Rivera Rosa que consiste en dibujar con café. No es algo nuevo, tradicionalmente los artistas que se iban de vacaciones y carecían de sus materiales de trabajo, usaban café, pero poco a poco se convirtió en tendencia y la técnica, los materiales y el tipo de café empleado para este tipo de pintura se fueron perfeccionando cada vez más. Hay quienes consideran que esto no es arte, sino simplemente obras creadas por y para un grupo de amateurs. Cierto o no, las pinturas con café son una nueva forma de expresión artística que despierta el interés de muchos.

ASÍ NACIÓ EL ARFÉ

LEER ANEXO1
El arte está en constante movimiento y no puede permanecer aislado de los cambios que se van produciendo en otros sectores y en la propia sociedad. Por eso en la era digital las nuevas tecnologías no podían pasar desapercibidas por el arte.

El arte está en constante movimiento y no puede permanecer aislado de los cambios que se van produciendo en otros sectores y en la propia sociedad. Por eso en la era digital las nuevas tecnologías no podían pasar desapercibidas por el arte.

Así es como nace el “media art” que abarca un conjunto bastante amplio de manifestaciones artísticas, desde la escultura digital, mediaperformances, instalaciones multimedia, arte interactivo o net.art, hasta fotomontaje digital, realidad virtual o telepresencia, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Arfé

Se trata, una vez más, de un nuevo tipo de arte que tampoco está libre de críticas. Recordemos a los impresionistas, por ejemplo, que ahora cuentan con la admiración y el respeto unánime de expertos y público general, pero que no fueron tan aplaudidos en el tiempo en que nació esta corriente. Se les consideró unos revolucionarios por la forma en la que percibían y transmitían la realidad, tan diferente a lo estipulado por aquel entonces. Sus pinturas no “calcaban” la realidad sino que manifestaban las sensaciones que se desprendían de esa realidad. Una nueva técnica que, con el tiempo, fue ganando aceptación y prestigio.

Puede parecer descabellado comparar el impresionismo con el arte digital. Pero esta similitud ayuda a entender cómo el nuevo arte basado en la tecnología nace sobre el mismo principio que corrientes artísticas que se han ganado el reconocimiento en el mundo de la pintura.

Con el arte digital postmoderno la imagen pasa a ser una manifestación secundaria -un epifenómeno material, por así decirlo- del codigo abstracto que, de este modo, se convierte en el vehículo principal de la creatividad. Hasta hace poco, el objetivo primordial de las artes plásticas era la producción de imágenes materiales, y el código inmaterial que guiaba el proceso creativo desempeñaba un papel secundario y a menudo inconsciente”.
Arte digital y videoarte: transgrediendo los límites de la representación. Donald Kuspit. Círculo de Bellas Artes, 2006

El crítico de arte Donald Kuspit, habla de corrientes como el impresionismo y el puntillismo como el prefacio del arte digital. La primera, sobre todo a través de la obra “Música en las Tullerías” de Manet, por transmitir la realidad como un tapiz de gestos (lo que en arte digital sería una malla de píxeles). La segunda, sobre todo a través de la obra de Seurat, “Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte” porque representa la realidad a través del puntillismo, al igual que el arte digital lo hace a través de los píxeles. De hecho, Kuspit considera a Seurat el primer artista digital.

Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, de Seurat. 1884-1886

Pero la innovación en el arte no sólo consiste en percibir la realidad desde una perspectiva diferente, sino en la manera en la que el espectador percibe la obra de arte. En este sentido, la era tecnológica ha conseguido que el público interactúe con la obra de arte.

Música en las tullerías, de Manet. 1862

Antes uno observaba una obra de arte y ciertamente había comunicación entre esa obra y el que la observaba, provocaba sensaciones, recuerdos, emociones en el espectador. El cambio ahora implica la participación activa por parte del espectador. Hasta el punto de que hay obras que no son arte hasta que alguien interactúa con ellas: un panel que no se ilumina hasta que alguien lo toca, una escultura que cambia de forma si alguien se acerca a ella, columpios que hacen sonar una pieza musical si alguien se sube a ellos, figuras arquitectónicas de bandas elásticas de colores que pueden cambiar su apariencia dependiendo de cómo se manipule… Sin el espectador estas obras no tienen sentido.

No hay duda de que, guste o no, la innovación en el arte es un movimiento vivo, inevitable e irrefrenable. Sólo el tiempo confirmará si los cambios que se den en este ámbito se consolidan o simplemente fueron tendencias efímeras de las que surgió una moda pasajera. Lo que sí está claro es que las últimas innovaciones han hecho que el letrero de “por favor, no tocar” empiece a desparecer de los museos.

TRANSPORTE

“La innovación en el arte nunca ha sido un camino fácil. Muchas corrientes artísticas no fueron aceptadas en su momento. Tuvo que pasar el tiempo para que se reconociera su valor”

ANEXO 1
ASÍ NACIÓ EL ARFÉ

El pintor puertorriqueño Francisco Rivera Rosa se encontraba pintando cuando de pronto vio que unas gotas de café habían caído sobre sus acuarelas. Eso le dio la idea de pintar con los pigmentos del café y mezclarlo con sus pinturas.

Arfé

El café no sólo posibilita una diversidad tonal en una sola pincelada, sino que además permite el paso de la luz y con esto un efecto de transparencia sobre superficies claras.

Aunque se trata de una técnica utilizada con anterioridad, fue en 1996 cuando los pintores Francisco Rivera Rosa y Milagros Martínez Schettini registraron la Técnica Arfé en el Departamento de Estado de Puerto Rico y en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Autores como Mira Chudasama y Amita Chudasama, Andrew Saur y Angel Sarkela-Saur también pintan con café.


RELACIONADOS
x
Encuesta
Pregunta 1/4
¿Te ha resultado útil la información del artículo?
Pregunta 2/4
¿Lo recomendarías a un amigo?
Pregunta 3/4
¿Qué marca de electrodomésticos asocias a este artículo?
Pregunta 4/4
Si tuvieras que comprar un electrodoméstico, ¿qué marca elegirías?